MIL Y UN MOTIVOS PARA SEGUIR APRENDIENDO. 978 048 359  info@floserviceformacion.com 692093362
 

LLEVAMOS

10 AÑOS

CREANDO OPORTUNIDADES

 

TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTICIA

Inicio > Blog > Blog > Sin categoría > TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTICIA
TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTICIA

Los trastornos de la conducta alimenticia (TCA) son una enfermedad mental que provoca una alteración persistente en la alimentación.

Los trastornos de la conducta alimenticia provocan un deterioro significativo de la salud física o del funcionamiento psicosocial.

La prevalencia general de los trastornos de la conducta alimenticia (TCA) en España oscila entre el 1-5%, siendo similar a otros países desarrollados. Sin embargo, presenta una tendencia creciente sobre todo en la población femenina joven, pero cada vez más en los varones. La edad más afectada se sitúa entre los 15 y los 25 años, aunque se puede desarrollar a cualquier edad.

La tasa de mortalidad ha disminuido en los últimos años, posiblemente gracias a la implementación de unidades específicas y a una mayor concienciación de la población. La mortalidad es mayor en la anorexia (5,1 muertes/1000 personas al año), seguida de los TCANE y el trastorno por atracón (3,31 muertes/1000 personas al año) y finalmente la bulimia (1,74 muertes/ 1000 personas al año).

Es importante destacar también la relación que tiene la anorexia con respecto a otras enfermedades psiquiátricas. El paciente diagnosticado de anorexia puede presentar enfermedades como la depresión (65%), fobia social (34%), trastorno obsesivo compulsivo (26%) y trastornos de personalidad (20-40%).

Desde los entornos más cercanos a las personas que padecen este tipo de enfermedades solo podemos dar apoyo y tratar de pedir ayuda a un especialista. Una forma indirecta de apoyar es informarnos nosotros mismos en las causas y consecuencias de los trastornos de la conducta alimenticia (TCA), conocer esta enfermedad e incluso formarnos con cursos que nos faciliten el tipo de alimentos o comidas que podrían favorecer a este tipo de pacientes (Curso de SALUD, NUTRICIÓN Y DIETÉTICA – Flo Formación (floserviceformacion.com)).

La publicidad y los medios de comunicación fomentan la aparición de trastornos de la conducta alimenticia en los adolescentes que pasan momentos de baja autoestima en los que necesitan la aceptación social y solo ven anuncios con cuerpos idílicos muy apartados de la realidad.  

En muchos sitios web los adolescentes encuentran la información que necesitan para autoafirmarse en que no poseen una enfermedad, sino que llevan un estilo de vida, siendo la negación la señal característica. Además en la red pueden conocer a personas afectadas por trastornos de la conducta alimenticia que piensen como ellos con los que compartir trucos y estrategias para perder peso u ocultar síntomas.

Se tratan de páginas web que promueven la anorexia (PRO- ANA) y la bulimia (PRO- MIA) como estilos de vida. Se estima que alrededor de un tercio de pacientes las consultan, especialmente las más jóvenes.

Muchas de estas páginas se detectaron debido a que pacientes que se encontraban en fases iniciales de los trastornos de la conducta alimenticia conocían las técnicas utilizadas por pacientes crónicas, lo que dificulta la prevención terciaria, por la gran rapidez con la que las pacientes desarrollaban las complicaciones relacionadas con la enfermedad.

En España las más difundidas han sido “princesadeporcelana” y “anaymia”, actualmente están censuradas.

Las comparaciones con imágenes surrealistas hacen que la gente joven pretenda alcanzar unos estándares que son imposibles, unas medidas que son insanas y unos ritmos de vida inaguantables. Por ello, tenemos que concienciar a los adolescentes de cuáles son los estilos de vida saludables, llevar un equilibro y una estilo activo. Todo esto, sin llegar a obsesionarse con el físico o con los perfiles que nos venden actualmente las tiendas de ropa.

En definitiva, tenemos que dar visibilidad a este tipo de patologías, ya que suponen un problema de salud pública, dada su prevalencia, gravedad, curso clínico prolongado, tendencia a la cronicidad, necesidad de tratamiento pluri e interdisciplinario y recurrente hospitalización. Además, su incidencia ha aumentado, llegando a ser la tercera enfermedad crónica más común en la adolescencia y primera en la juventud.

Siguiente

Flo Formación
× ¿Cómo podemos ayudarte? Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday