¿Cuántas veces hemos escuchado esta frase a lo largo de nuestra vida, o cuántas veces la hemos pronunciado? Y lo que queremos siempre, es que nos ayuden y nos hagan el momento lo más fácil posible.

 

Pues bien, a la hora de que un cliente venga a nuestro establecimiento y nos formule la pregunta, es importante tener un vocabulario amplio, unas expresiones que denoten conocimiento, para que la venta sea satisfactoria. Así como cuando nos consultan por teléfono, si ven al otro lado a una persona insegura, que tarda en contestar o que lo hace con vocabulario y estructuras muy básicas, ¿qué pueden pensar de nosotros y de nuestra empresa? ¿Dónde pensáis que es más probable que un producto o servicio sea vendido, donde un cliente llame por teléfono para informarse y le atienda una persona con destreza lingüística y que le explique perfectamente el producto y resuelva sus dudas, o en otro donde la persona que le atienda hable muy poco, conteste sin fluidez y la comunicación sea costosa? Es fácil la respuesta, ¿no?

 

Y es todo más sencillo de lo que pensamos, siempre hay expresiones típicas y de uso frecuente, se puede estudiar formas de desenvolverse no solo en el ámbito profesional si no también en situaciones cotidianas del día a día.

 

Cada vez es más importante el conocimiento de otro idioma para todos los ámbitos de nuestra vida. ¿A qué esperas a dar el salto?